Traduzca esta página:

HISTORIA DE ÁGUILAS

Historia de Águilas

Se dice que Águilas nació hacia finales del siglo XVIII por impulso del Reformismo Ilustrado que imperaba bajo el reinado de Carlos III. Sin embargo, la historia de Águilas es un capítulo que está aún sin terminar, ya que aunque conocemos lo que fue la ciudad de sus orígenes, como ciudad moderna en la transición del Antiguo Régimen, tal como la hemos heredado en la actualidad, no obstante cada día que pasa se descubren nuevos datos y se emiten nuevas hipótesis sobre su acontecer histórico, facetas que apenas se han estudiado y que enriquecen su acervo cultural.

LA HISTORIA DE ESTAS TIERRAS

La historia de estas tierras del Sureste Español se remontan a la prehistoria. En efecto, a los antecedentes prehistóricos de Águilas han quedado fehaciente demostrados con los yacimientos arqueológicos descubiertos, en lo que se han encontrado utensilios propios de las gentes que habitaban esta tierra en le Neolítico. De esta Época hay que destacar las cuevas o grutas subterráneas, con pinturas rupestres y restos humanos, descubiertas en Cabo Cope.

Han sido los pueblos que eligieron este territorio nuestro para su asentamiento, atraídos por las buenas condiciones de clima y Territorio. Así lo hicieron los Iberos, que mantenían relaciones comerciales y sociales con los Fenicios y Griegos, pueblos estos que recorrían las Costas, y que trajeron a Águilas técnicas de industria (Pescado, Vidrio, Esparto, etc.), de Agricultura y Minería.

Pero sin duda alguna la época romana fue la que dejó más huella e Águilas, pues fueron seis siglos de asentamientos romanos, los cuales han quedado suficientemente atestiguados por el rico patrimonio hallado en el subsuelo de esta tierra.

De ahí que se considere a Águilas como la antigua Urci, una de las urbes más incipientes de la España Romana. Efectivamente, las hipótesis sitúan a Urci originalmente en la actual Águilas, o en sus inmediaciones, constituyendo entonces su puesto natural.

En todo caso, la relevancia y prosperidad que tuvo Águilas en la época romana se demuestra no sólo por la cantidad de objetos encontrados en el subsuelo y bajo las aguas del mar, (cerámicas, monedas, figuras de ídolos, etc.) futro de una importante actividad comercial, sino también por los restos bien conservados de termas, de industrias de fabricación de ánforas, empleadas para el transporte, entre otras cosas del "garum", un manjar de la época que se elaboraba a partir de pescados extraídos de la costa, y que era muy apetecible para las clases altas del Imperio Romano; pero también por los numerosos restos arqueológicos de edificios, almacenes y otras construcciones se puso en marcha el Museo Arqueológico de Águilas y se han abierto "Termas" para conocimiento de toda la ciudadanía.

Posteriormente, fueron los Árabes los moradores de estas tierras, quedando también atestiguada su presencia con los restos arqueológicos aparecidos en el terreno, algunos superpuestos a otros de origen romano, lo que hace evidenciar que ocuparon los lugares dejados por aquellos.

Los Árabes habitaron en águilas durante los Siglos X y XIII. Existen textos que hablan de la ciudad como de un "Hisn" o torre defensiva, denominada Al-Aquila, enclavada en un puerto; y el hecho de esta torre defensiva implica la defensa de un pueblo. De este asentamiento Árabe ha sido descubierta, hace algún tiempo una necrópolis o enterramiento con restos humanos y otros enseres.

No obstante, Águilas como ciudad moderna empezó a gestarse durante los siglos XVI al XVIII, pues lo que hoy es nuestra mayor riqueza, el mar, durante estas fechas, había convertido la vida en nuestra ciudad en un peligro, debido a las incursiones berbericas a través de la costa, por que hubo un despoblamiento hasta bien entrado el siglo XIX.

 

Para defensa de estos piratas fue construida a finales del Siglo XVI la Torre de Cope, así como otra torre defensiva en lo que, posteriormente, fue el Castillo de San Juan de las Águilas (Levantado a Mediados del XVIII) que en la actualidad todavía se conserva, habiéndose convertido en símbolo y emblema de la Ciudad puesto que dicha fortificación es considerada fundamental en los orígenes del nuevo poblamiento de Águilas.

Fue por iniciativa del Conde de Aranda, gobernador y capitán general del Reino de Valencia que, en 1765, llegó a esta tierra y vio posibilidades de fundar aquí una ciudad independiente de la de Lorca. Lo cual empezó a gestionarse bajo el mandato del Conde de Floridablanca, ministro del Rey Carlos III. Ambos utilizaron sus poderes públicos y políticos para crear en Águilas un importante enclave comercial, facilitado por la existencia de una excelente fortificación, buenas tierras para el cultivo, existencia de agua para uso doméstico y un puerto bien resguardado para el comercio marítimo. De esta manera, Águilas fue otra vez fundada en 1766 por lo que, además de las condiciones con las que y contaba, se invirtió en infraestructuras urbanística, caminos, industria, etc.

A partir de esta fecha Águilas fue creciendo económica y demográficamente, lo que asustaba a Ciudades limítrofes como Lorca y Vera que intentaron frenar las ayudas a este fin.

Por lo que no fue hasta el Año 1.834 tras casi cien Años de turbulencias territoriales cuando por Real decreto el nuevo Municipio de Águilas se independizará de hecho, pasando a tener Gobierno y administración propias; a pesas de que en 1.812, la legislación municipal prevista como desarrollo de la Constitución de Cádiz hiciera posible el establecimiento de un Ayuntamiento en Águilas. A partir de ese momento varias han sido las etapas de apogee y crecimiento del municipio, siempre relacionadas con el desarrollo económico.

Después vino la etapa minera, que se desarrolló desde mediados del Siglo XIX hasta principios del XX, caracterizada por la extracción sobre todo de hierro, plomo, plata, yeso, etc., y cuya comercialización propició la creación de una línea de Ferrocarril que uniría Águilas con Lorca, capital de la Comarca del Alto Guadalentín, y con Baza, en la provincia de Almería. También la construcción del Embarcadero del Hornillo, así como el auge del puerto comercial. El Puerto de Águilas era la salida natural de las piritas y galenas extraídas del extenso término municipal de Lorca (todavía el mas grande del País), del norte de la provincia de Almería y de la zona granadina de Huescar-Baza. Cuando la explotación de mineral empezó a declinar, a principios del Siglo XX, proliferaron las fundiciones. De ellas queda en Águilas un símbolo emblemático, como es la Chimenea de la Loma. Y también la espartería, con la construcción de fábricas, en las que ya se trabajaba el esparto de forma industrial. Águilas se convirtió en los albores del Siglo XX en el principal puerto mediterráneo exportador de minerales férreos y en el primero de España en el esparto.

Este apogeo económico trajo aparejado, también un resurgimiento social y cultural. Este florecimiento ha marcado a varias generaciones de la sociedad aguileña, que se han ido configurando además bajo influencia heterogénea de las gentes que a lo largo de esta última etapa se han asentado en Águilas en busca de trabajo y bienestar. Este renacimiento de la cultura aguileña en este último Siglo se ha mostrado fundamentalmente a través de sus diversas sociedades culturales (Casino, Ateneo..) teatros (Circo, Lanuza, España Reina Victoria, Ideal...), balnearios (Patria Chica), publicaciones periódicas locales (El Puerto, El Pueblo, Águilas Ilustrada, Águilas Nueva, Vida Aguileña). Muchas de estas manifestaciones socio culturales llegaron a solaparse en el tiempo, demostrando que Águilas era un municipio incipiente. De este periodo destaca igualmente, la construcción del Campo de Fútbol "EL RUBIAL", que junto con los de Huelva y Bilbao son los primeros de España, tres ciudades en las que los ingleses asentados como vecinos no sólo han dejado esta afición deportiva sino también construcciones urbanísticas propias de sus latitudes.

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. MÁS INFORMACIÓN ACEPTAR